El 20 de mayo de 2018 se conmemoró por primera vez el Día Mundial de las Abejas, con el fin de crear conciencia sobre la importancia de estos polinizadores, las amenazas a las que se enfrenta y su contribución al desarrollo sostenible.

Durante siglos, las abejas han beneficiado a las personas, las plantas y el planeta; pero éstas no son las únicas que sostienen la vida en la Tierra. Al transportar el polen de una flor a otra, las abejas, mariposas, aves, murciélagos y otros polinizadores posibilitan y mejoran la producción de alimentos, contribuyendo así a la seguridad alimentaria y la nutrición. La polinización tiene también un impacto positivo en el medio ambiente en general, ayudando a mantener la biodiversidad y los dinámicos ecosistemas de los que depende la agricultura.

Consulte la información completa en nuestro número de julio

 

SHARE