Especialistas, investigadores, empresarios y funcionarios del sector salud demandaron al Senado aprobar sin cambios la minuta de reforma a la Ley General para el Control del Tabaco (LGCT), que se discutirá en la Comisión de Salud, a fin de ampliar el catálogo de espacios libres de humo y prohibir cualquier forma de publicidad de estos productos.

De aprobarse, destacó Érick Ochoa, director de Salud Justa Mx, México se convertiría en el país 24 de América Latina en proteger a su población de las emisiones del tabaco y el noveno en lograr la total prohibición de la publicidad de esos productos, tras recordar que “llevamos más de una década de retraso en el cumplimiento de los artículos 8 y 13 del Convenio Marco para el Control de Tabaco de la Organización Mundial de la Salud”, pues el plazo expiró en 2010.

En videoconferencia, Inti Barrientos, investigador del Instituto Nacional de Salud Púbica, explicó que pese al esfuerzo realizado a la fecha “aún no logramos controlar la epidemia del tabaquismo; por eso es tan importante garantizar espacios 100 por ciento libres de humo y combatir la normalización en el consumo de tabaco”.

Destacó que los adolescentes que conviven con padres que consumen tabaco casi duplican su posibilidad de fumar, y percibir esta práctica como algo normal y socialmente aceptado “eleva en cinco veces su riesgo de ser fumadores”.

Juan Zinser Sierra, presidente del Consejo Mexicano contra el Tabaquismo, alertó que los sistemas para el consumo de nicotina, como cigarros electrónicos o vapeadores, no son inocuos, pues “no emiten vapor, sino aerosoles con partículas tóxicas, cancerígenas y con altas cantidades de nicotina, considerada una sustancia más adictiva que el alcohol, la cocaína y la mariguana”.

Destacó que la industria tabacalera busca generar un “nuevo engaño” al consumidor haciendo creer que estos nuevos equipos electrónicos “permiten dejar de fumar, lo que es falso, ya que en ellos la concentración de nicotina es dos o tres veces más que en un cigarro convencional”.

La adición de miles de sabores para hacer más fácil la inhalación de nicotina, señaló, “es un nuevo engaño (de la industria tabacalera), particularmente a niños y adolescentes, quienes creen que inhalan algo dulce o sabroso al paladar, pero en realidad es un aerosol que genera daño a su salud pulmonar”.

Evalinda Barrón Velázquez, directora de la Oficina Nacional para el Control del Tabaco de la Comisión Nacional contra las Adicciones, recordó que han pasado más de 12 años desde la aprobación de la LGCT, lapso en el que se presentaron más de 100 iniciativas de todos los partidos políticos “sin resultado alguno”, por lo que confió en que los legisladores “actúen en conjunto para el beneficio de la salud de las personas”.